¿Quiénes son los Arcángeles?

¿Quiénes son los Arcángeles?

Los arcángeles son seres grandes, poderos, fuertes, pero también cariñosos, con un gran sentido del humor.
Ayudan a quien se los solicite, no tienen restricciones de tiempo ni de espacio, lo que les permite estar con muchas personas en un mismo momento. Cualquier persona que llame a un arcángel obtiene una respuesta.
  Los arcángeles están aquí y ahora entre nosotros para ayudarnos al despertar de la conciencia. Algunas de sus funciones son: protegernos, guiarnos, curarnos, sanarnos, confortarnos, ayudarnos en nuestras relaciones, recordarnos nuestra misión, hacernos saber que somos profundamente amados, ayudarnos a rencontrar el camino hacia Dios y lograr la plenitud.  Dependiendo de la religión, se reconocen 4, 7 o 15 arcángeles; aunque ellos mismos han expresado, a través de canalizaciones, que son muchos más los que nos acompañan.

 Cada arcángel tiene funciones definidas para ayudarnos en diversas facetas de nuestra vida. 

A continuación se enlistan los 15 arcángeles y sus funciones más importantes:

Arcángel Ariel:   Relacionado con el ecosistema y la ecología, sana animales, plantas y medio ambiente. También nos ayuda a generar y recibir abundancia y prosperidad. 

Arcángel Azrael:   Sana penas profundas, reconforta el alma de aquellos que se encuentran en el lecho de muerte. Ayuda a las almas a encontrar la luz, una vez abandonado el cuerpo físico. Nos ayuda en los procesos de duelo y a sanar heridas de la infancia. 

Arcángel Chamuel:  Sana ansiedades y da paz. Nos abre el corazón, llenándolo de luz. Nos asiste en atraer nuevas personas a nuestra vida: una nueva pareja, amigos, clientes. Asiste en la construcción y el fortalecimiento de las relaciones, ayudándonos a establecerlas a partir de bases firmes. 

Arcángel Gabriel:   Encargado de traer buenas nuevas a nuestra vida, nos asiste en vislumbrar el futuro y en todo lo relacionado con cierre de ciclos y nuevos comienzos. Abre los caminos para que sean más sencillos de recorrer y nos acompaña en nuestro caminar por la vida. Asiste en temas de concepción, embarazo y nacimiento. Ayuda cuando existen problemas de fertilidad (a veces abre los caminos hacia la adopción). De igual manera, nos asiste en la creación de nuevos proyectos y en el inicio de nuevas empresas. Es el arcángel de la comunicación, por lo que asiste a todo aquel que tenga que dar un mensaje; ya sea hablado, escrito, cantado o a través de las artes. Facilita nuestra comunicación diaria, enseñándonos a ser puntuales y asertivos. 

 Arcángel Haniel: Trabaja directamente con nuestro lado femenino, nos enseña a ser más amables, a recibir y a hacer cosas que nutran nuestra vida y entorno. Su función principal es traer la Gracia de Dios a nuestras vidas. Ayuda a entender y respetar los ciclos de la vida. Nos invita a vivir nuestra sexualidad de una manera abierta y sana, ayuda a sanar situaciones relacionadas con la sexualidad.

Arcángel Jeremiel:   Su principal función consiste en ayudarnos a sentir, observar, procesar y expresar los sentimientos. Nos enseña que detrás de cada sentimiento hay implícita una necesidad y que vivir los sentimientos de forma positiva, siempre nos lleva a un crecimiento como personas. Nos asiste en hacer revisiones de vida profundas, que nos permitan tomar decisiones acertadas. Apoya en la interpretación de los sueños. 

Arcángel Jofiel:  Nos ayuda a sanar el caos y a salirnos de la negatividad. Nos invita a ver lo positivo en nuestras vidas, a encontrar las bendiciones escondidas en las situaciones por las que atravesamos y nos enseña a elevar nuestro sistema energético a través del agradecimiento. Apoya a los artistas con sus proyectos y nos asiste en todo lo relacionado con la decoración de interiores y armonización energética de los espacios (feng shui). 

Arcángel Metatrón:  Nos asiste a todos los que estamos en el camino espiritual y acelera el despertar de la conciencia de la humanidad. Nos ayuda a obtener un mayor entendimiento espiritual y a establecer las prioridades en nuestra vida. Asiste a los niños espirituales: trabajadores de la luz, índigo, cristales y arcoíris; los acompaña a lo largo de su vida, ayudándolos a cumplir su misión, trabajando con ellos y con los adultos que los rodean. Asiste a los niños en los procesos de estudio y aprendizaje. 

Arcángel Miguel:  Su principal función es ayudarnos a salir del miedo, para vivir en el amor. Nos protege, nos inunda de fortaleza y nos asiste en darle dirección, energía y sentido a nuestra vida. También ayuda en temas relacionados con la justicia. Eleva y limpia nuestro sistema energético. Proporciona coraje, dirección, energía, vitalidad, protección, motivación, valía y alta autoestima. Asiste en todos los aspectos que involucran la misión en la vida. Ayuda a las almas a trascender y nos protege de entidades de más baja vibración. Auxilia en procesos de sanación del alma.

Arcángel Raquel:  Se enfoca principalmente a sanar todo tipo de relaciones, ayudándonos en resolución de conflictos, cooperación y armonía en parejas, grupos y familias. Siempre nos permite ver los diferentes puntos de vista de una situación y de esta manera lograr un mayor entendimiento. 

Arcángel Rafael. Su nombre significa “Dios Sana” o “El que sana”. Es el arcángel médico, nos ayuda a la curación de enfermedades mediante la sanación de su origen emocional. Nos abre los caminos hacia los médicos y los tratamientos exitosos. Ayuda al enfermo y a los familiares a lidiar de una mejor manera con la enfermedad. Asiste a los sanadores y médicos en el aprendizaje y el ejercicio de su práctica. Nos recuerda que cuidemos nuestro cuerpo como el templo de Dios. Ayuda a sanar adicciones. También acompaña a viajeros, brindándoles protección y augurando un feliz retorno. Su energía es de color verde esmeralda. Es serio y su presencia siempre está acompañada de una gran dosis de confianza.

Arcángel Raziel:   Nos ayuda a abrir el tercer ojo, a ser más intuitivos y a tener un mayor entendimiento espiritual. Nos permite entrar en contacto con nuestra sabiduría interior y con la sabiduría del inconsciente colectivo. 

Arcángel Sandalfón:  Trae alegría a nuestra vida. Nos recuerda la importancia de contactar con el goce y el disfrute. Entrega mensajes a través de la música; inspirando a los músicos a componer, o poniendo en nuestra mente canciones que traen implícito un mensaje sobre alguna situación en particular. Nos invita a tener una parte lúdica en la vida. 

Arcángel Uriel:  Trabaja directamente con nuestra autoestima, nos recuerda que somos perfectos en lo que nosotros llamamos imperfección. Elimina las culpas de nuestro sistema y nos ayuda a sentirnos merecedores. Nos asiste en procesos de perdón, tanto a otras personas, como a nosotros mismos. Está relacionado con la ayuda durante y después de los desastres naturales. 

Arcángel Zadkiel:   Nos enseña a ver a los otros con ojos de compasión, a ser misericordiosos, también a otorgar el perdón a otros y a nosotros mismos. Nos ayuda a eliminar los pensamientos compulsivos y a eliminar ideas, introyectos y decretos que no nos permiten avanzar, que bloquean nuestro caminar. Nos ayuda a tener buena memoria, a acordarnos de información importante y a encontrar objetos perdidos. 

Author: Angélica Bovino

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.